El equipo de Gobierno incluye en las Ordenanzas fiscales para 2020 la rebaja o bonificación de cinco impuestos y tasas municipales, con el objetivo de reducir la fiscalidad de los contribuyentes e incentivar la generación de empleo y la actividad comercial.

La alcaldesa de San Pedro del Pinatar, Visitación Martínez, y el concejal de Hacienda, José Fernández, han informado hoy en rueda de prensa de la propuesta de modificación de las Ordenanzas Fiscales para 2020 que se debatirá en el pleno del próximo jueves, 3 de octubre, y que hoy ha sido dictaminada favorablemente por la Comisión de cuentas.
Esta reforma fiscal se traduce en la reducción de cinco impuestos municipales, destacando la bonificación del 99% del Impuesto sobre Construcciones, instalaciones y obras (ICIO) para aquellas reformas que se realicen en viviendas o negocios que se vieron afectados por el temporal del pasado mes de septiembre.
La alcaldesa ha indicado que también se bonificará al 99% la tasa de Ocupación de Vía Pública por mesas y sillas de forma general, de forma que los hosteleros y comerciantes de la localidad deberán pagar un precio simbólico por la instalación de sus terrazas.
Visitación Martínez ha añadido que esta medida contribuirá a apoyar a la hostelería y el pequeño comercio local, un sector clave para el desarrollo económico del municipio.
También con este objetivo y para favorecer la transmisión de viviendas y negocios familiares, se bonificará al 95% la plusvalía (Impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana), en los supuestos de fallecimiento de un familiar directo, tanto para viviendas como para locales sujetos a alguna actividad empresarial.
En estas reformas de las ordenanzas fiscales para el próximo ejercicio se contempla también la bonificación con carácter general del 30% para vehículos híbridos y eléctricos, para fomentar esta energía limpia y reducir las emisiones en San Pedro del Pinatar.
También se ajusta un año más el tipo impositivo del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI), que se fija en el 0,61, dos puntos menos que en 2019. La alcaldesa ha recordado que desde el año 2013 el Ayuntamiento ajusta a la baja el tipo impositivo del IBI, que ha pasado del 0,80 al 0,61 en este periodo, con el objetivo de compensar la revisión del valor catastral de las viviendas.
“Esta reducción de los impuestos municipales responde al compromiso adquirido con los vecinos del municipio de aliviar al máximo la presión fiscal por parte del Ayuntamiento y favorecer la actividad económica, siguiendo la senda emprendida en 2011 de congelación general de las tasas e impuestos municipales”, ha concluido la alcaldesa.

A %d blogueros les gusta esto: