Creado en Viernes, 14 Diciembre 2018

Los alumnos se han formado durante un año, alternando clases teóricas con empleo remunerado, en los centros de día de Aidemar que atienden a personas con discapacidad física y psíquica.

     
Una veintena de desempleados de los municipios de San Javier y San Pedro del Pinatar se han especializado en el cuidado de personas dependientes con un programa de la Consejería de Empleo, Universidades y Empresa, a través del SEF, que les ha permitido alternar, durante un año, formación con empleo remunerado. La iniciativa, que ha desarrollado Aidemar, ha contado con una subvención de 313.000 euros.

La Directora General del SEF, Severa González, la alcaldesa de San Pedro del Pinatar, Visitación Martínez, y el presidente de AIDEMAR, Francisco Javier García, han entregado hoy los diplomas a los 20 alumnos que han concluido este programa. 

En concreto, los alumnos, personas en paro de 25 a 54 años con especiales dificultades para encontrar trabajo debido a su escasa o nula formación, han obtenido un certificado de profesionalidad en la especialidad de ‘Atención sociosanitaria a personas dependientes en instituciones sociales’.

Este título oficial, además de acreditar sus competencias en esta rama profesional, incrementa notablemente sus opciones de empleo, ya que les capacita para trabajar como cuidadores en centros de día y residencias de la tercera edad, tanto públicas como privadas, atendiendo a mayores, así como a personas con discapacidad física, psíquica y sensorial. Cabe destacar el alto índice de empleabilidad de este programa que se realiza por tercer año consecutivo.

La Asociación Aidemar es, junto a la Fundación Diagrama, Hermanos Maristas y La Huertecica, una de las cuatro organizaciones sin ánimo de lucro de la Región que ha recibido este año una subvención del SEF para formar y emplear durante un periodo de entre nueve y doce meses a 64 desempleados, la mayoría de ellos en riesgo de exclusión social.

Aidemar también cuenta con un centro especial de empleo que centra su actividad en el mantenimiento de jardines, la limpieza, la carpintería o la cerámica, entre otras. El centro ha recibido este año una subvención de 406.000 euros del SEF, una partida que sirve a la entidad para cubrir el 50 por ciento de los costes salariales de los más de 130 trabajadores con alguna discapacidad intelectual, física o sensorial que conforman su plantilla.

A %d blogueros les gusta esto: